ORFEOS

 

VENCER LA RENDICIÓN

HEURTEBISE. – Orphée! Orphée! Vous connaissez la mort!
ORPHÉE. – Ah!…J’en parlais, j’en rêvais, je la cherchais. Je croyais la connaître. Je ne la connaissais pas.
HEURTEBISE, secouant Orphée. – Vous la connaissez, en personne.
ORPHÉE, abattu. – …en personne.
HEURTEBISE. – Vous êtes allé chez elle!
ORPHÉE, réfléchissant. – …chez elle?

Jean Cocteau, Orphée

 

A Orfeo se le atribuye el más bello don con que se podría dotar a un humano: el canto, la poesía, la creación seductora capaz de domesticar a las bestias, calmar las bravas aguas, remitir la furia de los dioses y engatusar a cualquiera con el deleite de su arte. No obstante, la profundidad del mito no se muestra en su forma, sino oculto en el interior de la propia obra. El mito de Orfeo nos ofrece una serie de enigmas sobre la vida y el deseo humano, la pasión, lo divino y lo mortal. Pues ¿acaso podemos traspasar las fronteras de la muerte? Orfeo lo consigue: engaña a la muerte en un instante de persuasión. Y por un momento, desciende a los infiernos. Los dioses le permiten viajar al Hades para volver a encontrarse con Eurídice. Pero el intento de huida y rapto de su amada se torna imposible por ese mismo exceso de deseo.
En Orfeos de Maya-Marja Jankovic la historia sobre el amor, el arte y la muerte intenta desvelarnos otra forma predispuesta a la vida: el transcurso de esta misma en un devenir desobrado. Es decir, bajo la ausencia de obra. Por lo tanto, la vida se convierte en un medio y fin en sí mismo, en una pasión inconsolable que se consume interminablemente.

Si observamos el mito clásico en voz de Virgilio, Ovidio u otras versiones en época contemporánea con las figuras de Cocteau, Blanchot o Camus, nos cuestionamos si existe un retorno al mundo después de caer en las tinieblas. Sin embargo, en la carrera que nos propone la artista serbia la vida tiene una meta bien diferente: vivir la vida como desafío cotidiano. Por eso, todos somos Orfeos y en el dorsal llevamos el reto inscrito. La errante fantasmagoría de los Orfeos conduce a una incesante existencia suspendida en la vida. Vivir es la victoria de la vida. Existir es participar en la vida.

Pero, ¿cómo vencemos el correlato aparente entre vida y muerte? El mito de Orfeos de Jankovic se sitúa en el lugar de la creación, en esa “tierra de nadie” que es el espacio del deseo, las expectativas, el sueño, las ambiciones y, por supuesto, la superación humana. Sentimos que vencemos en la búsqueda perpetua, en el tránsito órfico entre la vida y la muerte. Además, la interpretación de Maya-Marja Jankovic no deja de ser una expresión de conciencia del mundo que nos envuelve, del tiempo universal y de la comunidad a la que pertenecemos. El anhelo humano de conquistar los límites, de desplazar las fronteras en virtud de su mortalidad y afrontar su destino como desafío existencial se desvela como convivencia. La participación de una colectividad donde la asociación de deseos, el habitar lo desconocido y su propia superación diríase, en definitiva, que forman parte de la carrera que es la vida.

Johanna Caplliure

 

Equipo de coordinación y producción:Toni Castelló, Pascual Arnal, Mima Jankovic, Zdravko Joksimovic

Equipo de realización audiovisual:Juan Vicent, Luis Aguilar

Equipo de experimentación escénica:Pepa Cases, Pau Carreguí, Marta Martín, Xavi  Castelló,Alba Blanco, Henar Llidó, Cristina Llop, Manu Chabrera,Pedro Gilabert, Blanca Arias

Equipo de comunicación con el público:Oriana Brunori, Adriana Sanz, David Cebrián, Belén Yuste,Laia Campos, Susana Agost, Elizabeth Forner,Julia Serrano, Taissia Vyachenko

Operadores de video:Nerea Coll, Pilar Ramos, Carlos Pitarch, Pierre Defelice,

Consulta técnica:Bane Jankovic, Rubén Carreguí, Pierre Defelice,David Lozano,Basel Handi  Jonatan López

 

ORFEOS
ORFEOS
ORFEOS
ORFEOS
ORFEOS
ORFEOS
ORFEOS